• Gola del Ter

  • Peratallada

  • Camps d'arròs de Pals

  • Ruïnes d'Empúries

  • Calella de Palafrugell

  • Cadaqués

  • Girona

TORROELLA- ESTARTIT – BAJO TER

El municipio de Torroella de Montgrí se encuentra en el extremo noreste de la comarca del Baix Empordà, a los pies del macizo del Montgrí y atravesado por el río Ter. Limita con el Alt Empordà. Es una villa cargada de historia y personalidad, con un importante patrimonio arquitectónico, como el portal de Santa Catalina, la torre de las Brujas o la iglesia gótica de Sant Genís. Pueblo de enérgica vitalidad cultural, destaca también por su tradición musical y artística.

Cuenta con el Estartit, un núcleo de gran tradición marinera, que creció al entorno de la emblemática calle de Santa Ana, a lo largo de la cual se extendían las casas de los pescadores. Goza de una amplia zona costera con calas de gran belleza, como cala Pedrosa, cala Ferriol o cala Montgó. A sólo una milla de la Playa Grande, las islas Medas constituyen una de las reservas de fauna y flora más impresionantes de todo el Mediterráneo, con un espectacular fondo marino que hace de las delicias de los submarinistas.

Cabe resaltar también el macizo del Montgrí, donde se encuentra, además de otros restos prehistóricos, el Cau del Duc, una cueva natural que fue habitada por comunidades de cazadores y recolectores durante el Paleolítico. Su pico más alto, de 315 metros, está coronado por el espectacular castillo, una fortificación militar del siglo XIII y uno de los símbolos de la villa y de todo el Empordà. El entorno del Montgrí, junto con las islas Medes y las marismas del Baix Ter, forman un parque natural de gran valor paisajístico, biológico y cultural.

El EMPORDÀ - COSTA BRAVA - GIRONA

A pocos kilómetros de Torroella de Montgrí podrán disfrutar de ciudades como Girona (barrio judío, Museo de historia), Besalú (Puente y núcleo medieval), Empúries (Parque arqueológico) o Figueres (Museo Dalí).

Si lo prefiere, puede visitar pueblos pequeños con encanto medieval como Monells, Pals, Begur, Peratallada o Lladó.

También se pueden perder por alguna cala de las que esconde la Costa Brava.